Ciber-Chantaje sexual tras solicitudes de amistad

Ciber-Chantaje sexual tras solicitudes de amistad

En los últimos días me están llegando informaciones del resurgimiento del siguiente ciber-chantaje:

Alguien, que ha tenido acceso a tus fotografías o tus vídeos, crea algún montaje con este material en los que, aparentemente, apareces visionando pornografía (de carácter pedófilo habitualmente). En otros casos, simplemente te etiquetan en un vídeo en el que alguien con una morfología similar a la tuya, a quien no se le ve la cara, se masturba delante de la cámara. Entonces es cuando te piden que hagas una transferencia de unos 1000€ a una cuenta nigeriana o senegalesa por retirarlo o por no enviarlo a todos tus contactos.

También, en caso de ignorarles, clonan tu perfil, mandan solicitudes de amistad a toda tu lista de amigos y, como publicación estrella, allí está tu doble de cuerpo en plena faena.

Todos nos podemos sentir halagados tras recibir una petición de amistad de una persona atractiva en facebook, instagram o cualquier red social a la que pertenezcamos, aunque sea desconocida. Pero ¿eres consciente del peligro que conlleva darle acceso a otras personas a parte de tu privacidad?

En mi caso personal, recientemente me ha llegado la siguiente hace pocos días:

Uy! Esto me huele a chamusquina, Anamari.

Aunque sea tentador presionar sobre la confirmación de la solicitud, aunque sea sólo por curiosidad, debemos tener en cuenta que muchos de estos ciberdelincuentes tienen automatizado el proceso de extracción de todas tus fotos e información.

Es decir: no van a ir “guardando como” todo el contenido de tu perfil fotito a fotito. Al aceptar la solicitud lo que harás es activar un programa, script o bot, como lo queramos llamar, que hará un scrap de tu perfil y enviará a sus ordenadores una copia de todo lo que tengas publicado. Con esto no quiero decir que facebook y similares sean inseguras o que estén comprometidas.

serás el responsable de la concesión de acceso a tu información.

 

¿Cómo puedo protegerme?

Ya que este es un ataque, en inicio, de ingeniería social, sólo podemos combatirlo con más ingeniería social. Debemos ser más suspicaces y precavidos. Hazte unas preguntas antes de aceptar solicitudes:

  • ¿Conozco a esta persona?
  • ¿Ves amigos en común en su lista de contactos?
  • Si un desconocido, por la calle, te preguntara qué sitios visitas, dónde vives, tu edad, tus aficiones, etc. ¿le contestarías?
  • No está de más fisgarle en profundidad el perfil al solicitante. En muchos casos se ve a la legua que las fotos son robadas.
  • Detecta incongruencias en las fotos de la persona: por ejemplo, que diga que esté en una ciudad española y los enchufes sean norteamericanos, letreros de comercios en cirílico, etc. (Aquí hay que apelar a tu capacidad de observación).
  • Sospechad también de los perfiles de muy reciente creación (aunque esta información no está siempre disponible).

 

Recuerda que es mejor prevenir que curar. Además, es probable que el servicio de atención al cliente de las redes sociales te hagan caso con poca celeridad (si te lo hacen) y, que a pesar de que denuncies, tu falso perfil con las fotos desagradables puede permanecer meses on-line.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*